Cronicas de Laura

 

                                                                                                                                    

 

 

"DE VIKTEL ARIA A TIERRAS DE LAURA"

Tras recibir el cargo de primera kajira de Viktel Aria, tuve que decidir si conservar mi lugar en la ciudad, o partir lejos de allí con mi Amo... el capitán de los Taurentianos.
La ciudad estaba alborotada por las recientes decisiones del Administrador en coalición con otras castas y muchos de sus habitantes empezaban a perder la confianza en el hombre que hasta entonces les gobernaba. Uno de ellos, fue mi Amo.
Partimos de la ciudad, siguiendo el río Venna, perseguidos por la casta roja y algunos grupos de tarnsmans... Tuvimos que escondernos durante el día y avanzar en nuestro camino por las noches disfrazados de mercenarios, intentando dejar el mínimo rastro de nuestra presencia por temor a que aun pudieran estar persiguiéndonos. Pasamos por algunas pequeñas ciudades y aldeas hasta que finalmente llegamos a la gran ciudad de Port kar. Ciudad de mercenarios y maleantes. Nido de traficantes y piratas... Estuvimos un par de días por la ciudad, observando a quien podíamos pedir que nos llevara lejos de esas tierras, a alguien que nos ayudara a cruzar el inmenso mar. Una noche en una de las ruinosas tabernas de la ciudad conocimos a un mercader, que tras un par de copas de ka-la-na nos explico que pretendía partir al día siguiente hacia las tierras de Lydius, para vender allí sus mercancías. Jamás conocí el nombre de aquel hombre, pero siempre recordare que a cambio de un par de discotarns de cobre nos saco de ese infierno.

Una vez en Lydius no fue difícil pasar inadvertido. Nadie nos conocía y era evidente que a nadie le extrañaba nuestra presencia en una ciudad de mercaderes. El puerto estaba alborotado y montones y montones de cajas, cubrían los muelles amontonadas unas sobre otras. Mire a mi Amo y este me hizo una señal informal para que le siguiera a través de la calle mayor, que parecía cruzar la ciudad de punta a punta. A nuestro paso, decenas de tenderetes se amontonaban a ambos lados de la calle. Andaba cabizbaja para que nadie me reconociera, cuando el rostro de una mujer me hizo parar en seco. Me quede unos segundos observándola, sus ojos azules y su pelo oscuro la caracterizaban, estaba segura de que era ella, aunque nunca antes la había visto vestida como una libre. Ahora su vestimenta era mas bien harapienta, aunque el bonito corpiño azul que llevaba, proporcionaba al vestido elegancia, picardía y buen gusto. Lo que mas me sobresalto, fue el tatuaje de una rosa en su pecho. Me acerque a ella sin dudas y sacando mi daga bajo la capa se la apoye justo al final de su espalda.
- No te muevas y anda hasta el próximo callejón... *dije intentando forzar la voz para asemejarme mas un hombre*
La mujer parecía saber muy bien que no era buena idea intentar hacer nada, por lo que me acompaño sin problemas hasta una pequeña callejuela bastante oscura que había a poca distancia de donde nos encontrábamos. Mi Amo que parecía haber observado lo que ocurría, llego pocos momentos mas tarde a donde nosotras estábamos. Coloque mi mano en la boca de la muchacha y retire la daga que apretaba contra su cuerpo, aparte la capucha que escondía mi rostro y la mire con una sonrisa. No tenia muy claro cual seria la reacción del Amo ante mi atrevimiento, pero sin dudarlo dije: - Nidan Siria*y me retire un paso atrás para que ella pudiera verle*

Ambos parecieron reconocerse rápidamente y se sonrieron, parecía que mi atrevimiento no iba a ser castigado. Tras un rato de charla, Siria, antigua esclava de la ciudad de Viktel Aria, nos dijo que la acompañáramos a una pequeña posada donde alguien la esperaba. Allí, un hombre también de tez y pelo morenos estaba esperándonos en la estancia. Los cuencos de paga empezaron a rodar sin piedad y al cabo de un rato, estaban los dos hombres totalmente ebrios. Aunque la conversación no era del todo coherente, parece que estaba claro que todos buscábamos un lugar donde no ser reconocidos. Tras horas de conversación y risas, parecía claro que íbamos a emprender los cuatro el camino juntos desde allí, en busca de un nuevo lugar donde vivir.
Al día siguiente partimos los cuatro juntos, robamos una pequeña canoa en la ciudad y empezamos a remontar el río Laurius. Creo que los Amos no tenían muy claro a donde se dirigían exactamente, pero alguna razón, parecía incitarlos ha hacerlo. Yo estaba ilusionada por ver nuevos lugares, pero por otra parte una extraña angustia se apoderaba a ratos de mi, tenia un mal presentimiento. Bajamos de la barca cerca de un campo de verdes hojas, que brillaban al la-Torvis haciendo el lugar impresionantemente bello. Empezamos a andar cuando a lo lejos el humo de unas fogatas nos puso alerta. Nos escondimos entre los matorrales y intentamos ver que ocurría allí a lo lejos. En la ciudad habíamos oído rumores de que un grupo de bárbaros andaba preparando un ataque a la ciudad de Laura y reclutaban guerreros para sus filas. Era bastante probable que los que allí se encontraran fueran ellos.

Los dos Amos hablaron entre ellos unos momentos y se separaron. Mi Amo vino hacia mi y me indico que me cubriera de nuevo con la capa y la túnica oscura, para que nadie pudiera reconocerme. Echamos a andar sin temor hacia el campamento y nos paramos justo a la entrada, donde dos hombres de pelo largo y barbas frondosas estaban vigilando.
- Venimos a luchar a vuestro lado... *dijo mi Amo sin mediar mas palabra*
Los hombres se apartaron un poco y sin decir nada nos dejaron adentrarnos en el campamento. Me sorprendió la reacción, tanto, que incluso pensé si estarían tan desesperados como para dejar entrar a cualquiera. El Amo nos indico que esperáramos junto a una gran hoguera que ardía en el centro de una plaza improvisada y se adentro dentro de una de las tiendas de piel mas ostentosas.
No tardo demasiado en salir y nos indico que le siguiéramos. Cuando nos reunimos en un lugar un poco apartado, nos explico la situación, iba a haber una gran batalla y nosotros íbamos a participar en ella.

 

 

"UNIÉNDONOS A LOS BÁRBAROS"

Habíamos decidido unirnos a los bárbaros con la esperanza, de que quizás, si estos conseguían conquistar la ciudad, podríamos instalarnos y vivir allí sin temor ni miedo de ser descubiertos.

En el campamento casi todo estaba preparado. Los jarls, como se llama a los guerreros del norte, practicaban incansables sus golpes de espada y hacha. Las mujeres en cambio, estaban entregadas a la tarea de preparar tanto las armaduras, como todo lo necesario para las curas después de la gran batalla.

Un hombre corpulento y de largo pelo negro, hablaba al resto subido en una gran piedra que se alzaba justo al lado de la hoguera, en la plaza. Me acerqué curiosa a escuchar, aprovechándome de que con la indumentaria que llevaba no era probable que nadie reconociera mi condición de esclava.

Mañana es un gran día jarls! - Grito el hombre y siguió diciendo. - Hemos luchado mucho por llegar hasta estas tierras. Hemos superado todos los males que los dioses han querido que encontráramos en nuestro camino, pero compañeros! Hermanos! Ahora nos espera la batalla mas grande, mas sangrienta... de la que se hablara durante mucho tiempo. Las tierras de Laura, su ciudad incluida, caerán bajo nuestras fuerzas. Arrasaremos la ciudad y la tomaremos bajo la alianza del Norte.

Muerte a los sureños! Que Odín nos de la fuerza para acabar con todos ellos!!!

Me aparte, ya había escuchado suficiente. Todo se resumía en más sangre, más muerte y más esclavas. En ese maldito mundo todo acababa siempre del mismo modo, pensé recuperando extrañamente mi sentimiento de terrícola por un momento. La noche estaba a punto de caer y corrí a volver a la tienda. Allí, el Amo preparaba su espada y su arco para el día siguiente. Me acerqué a el y con miedo en los ojos le susurré al oído: - Mañana... mi Amo... vence por el hijo que esperas... que pueda conocer a su padre.

Él me beso la frente sin responder y poniendo un dedo en mis labios para que no dijera nada más, me hizo un gesto para que me acostara a su lado.

(RP CONQUISTA DE LAURA... leer más...)

 

 

"LAURA HA CAÍDO, LLEGA UNA NUEVA VIDA"

Tras la victoria por parte de los bárbaros, la ciudad, aunque algo ruinosa, no tardó en ponerse de nuevo en marcha. Las salas destinadas a lo que un día fué la casta roja, ahora eran ocupadas por decenas de jarls que festejaban su reciente gloria. Las jarlwoman atusaban las estancias de las que antes fueran damas sureñas a sus nuevas necesidades. Una atmósfera de felicidad se respiraba por las calles y los niños jugaban ajenos a lo que días antes había acontecido allí mismo.

Mi amo, había decidido dedicarse a la caza, pues en esas tierras, los guerreros no solo actuaban como tal, sino que desarrollaban muy diversos oficios prestando un servicio más a la comunidad. Me costaba acostumbrarme a esa nueva forma de vida... Ya me había desecho de mi disfraz y el brillante collar lucia de nuevo en mi cuello. Mis ropas, en cambio, no eran sedas como había llevado hasta entonces. En esas tierras el frío apremiaba y a las muchachas se las permitía vestir mas abrigadas, por lo que mis ropajes se limitaban a unas bonitas pieles a modo de vestido, con el pecho descubierto. Poco a poco fui percatándome de algunas de las costumbres de la zona. Por ejemplo a las kajirae no se las llamaba de tal modo. En el norte, las muchachas eran llamadas bondmaids y no tan solo se limitaban a servir a los amos, sino que también realizaban tareas más pesadas, como por ejemplo, labrar el campo. No eran tan refinadas como las kajirae del sur y tanto sus modales como su atrevimiento de cara a los amos me parecía algo maravilloso. Parecía que allí, de algún modo, eran un poco mas libres.

Hacia días que sentía fuertes dolores debido a mi estado. La barriga ya no me permitía verme los pies y el bebe se divertía pataleando sin piedad las paredes de mi útero. Andaba suspirando... cuando casualmente encontré a mi Amo que volvía de una de sus cacerías.  Vi que venía algo agotado, pues tras de si arrastraba una gran red con un larl negro muerto en ella y el sudor resbalaba por todo su rostro.

A poca distancia pude ver también que Elrond, el Gran Jarl, se acercaba hacia nosotros acompañado de una joven dama.

(RP NACIMIENTO DE FARAH... leer más...)

 

 

"EL ESCLAVO QUE SE HACIA PASAR POR LIBRE Y LAS EXTRAÑAS DAMAS DE LYDIUS"

Ya me sentía algo mejor tras el parto de la noche anterior. La pequeña no me daba mucha guerra y la mayor parte del día la había pasado durmiendo. Yo, me había pasado todo el día tumbada para recuperarme del dolor y el esfuerzo que tuve que realizar para darla a luz. Había atardecido y el poblado se encontraba casi vacío, todos estaban en la ciudad aún trabajando. Respire profundamente y hice esfuerzo para levantarme. Me sentía bastante mejor y necesitaba moverme un poco. Arrope a la pequeña en unas pieles y la cogí en brazos dispuesta a encaminarme hacia la ciudad.

Al llegar, vi que un grupo de libres se hallaba conversando en la taberna del centro de la plaza, entre ellos, se encontraba mi Amo.

(RP EL ESCLAVO QUE SE HACIA PASAR POR LIBRE Y LAS EXTRAÑAS DAMAS DE LYDIUS... leer más)

 

 

"VISITA DE LYDIUS Y LA SUMISIÓN DE LAS SUPUESTAS DAMAS"

Tras la agitación del día anterior, pase toda la mañana con mi pequeña. Poco a poco iba creciendo y cada vez se volvía mas bonita y graciosa. Cogí a la niña y la envolví en las pieles, cruzando dos cintas de cuero alrededor para hacer algo parecido a una bolsa que me colgué de los hombros, para poder llevarla y tener las manos libres. Salí de la cabaña y me fui en dirección al bosque, quería dar un paseo hasta la cascada que hay cerca del poblado.

Iba caminando tranquilamente, cuando unos extraños graznidos me llamaron la atención, parecían proceder de no muy lejos. Afine el oído y me dirigí en dirección a los extraños ruidos. A pocos pasos ví una especie de bulto negro que se agitaba nerviosamente sobre el suelo. Me acerque con cuidado, temiendo encontrarme alguna especie de bestia, algún ost o alguna cría de larl. A cada paso el bulto fue cogiendo forma, hasta que finalmente pude distinguir que se trataba de un pájaro de plumaje oscuro como la noche. Acerque mis manos a él y lo cogí con sumo cuidado. Parecía estar herido... pensé al ver que solo movía una de las dos patas. Mire hacia atrás, al fondo, aun se vislumbraban los tejados de las cabañas del poblado. Gire en redondo y me encamine de nuevo hacia allí.

Una vez ya en casa del Amo, deje al pequeño pájaro sobre uno de los cojines y acomode a la pequeña en la cuna.  Me senté en el cojín que estaba continuo al que había depositado al ave y me lo quede mirando. Acaricie la pata que parecía poder mover sin problemas, el animal no se quejo. Acerque un dedo a la otra pata y vi como este empezaba a moverse histéricamente, fije un poco mas la vista y vi que había una herida alrededor de toda la pata. Me levante y fui en busca de un pequeño bote de bálsamo curativo y un trozo de tela limpio. Unte el bálsamo en la patita del ave y seguidamente vende esta con mucho cuidado y aguantando con la otra mano al pájaro para que no se moviera. Al terminar, aparte las manos y espere a ver la reacción.

Durante unos momentos el ave pareció quedarse inmóvil, pero poco a poco empezó a mover las patas y finalmente consiguió mantenerse erguido sobre ellas. Sonreí. Abrí la ventana para dejar que el pájaro saliera y volara libre, ya podía hacerlo. El pájaro abrió sus alas y dio un par de vueltas por la estancia pero no se acerco a la ventana, sino que se poso sobre mi hombro, a lo que me quede algo anonadada. Me reí y mire de reojo al ave que seguía posada sobre mi sin ningún tipo de temor. Me acerque a la ventana y agite mis manos intentando espantarlo para que saliera. Fue inútil, el pájaro salió y antes de que tuviera tiempo de cerrar la ventana ya había vuelto a entrar y estaba posado nuevamente sobre mi hombro. Suspire... Eso me pasaba por buena..pensé.

Mire a la cuna y vi que la pequeña estaba dormida. Sabia que el Amo estaba a punto de regresar de su cacería y decidí aprovechar para ir a buscarlo a la aldea. Siempre claro, con la pequeña ave posada sobre mi. A poca distancia de las puertas de la aldea, me encontré con un grupo de libres, tres de ellos vestidos de castas rojas.

(RP VISITA DE LYDIUS Y LA SUMISIÓN DE LAS SUPUESTAS DAMAS... leer más...)

 

 

"UN CASTIGO EJEMPLAR"

Los últimos días habían sido algo extraños... Mi amo parecía estar decepcionado, su mirada hacia mi había cambiado y yo no sabia porque... Aquella tarde, vi que salía de la cabaña cabizbajo y se dirigía sin mediar palabra a la ciudad. Intente seguirle, pero este me hizo una señal para que permaneciera en la casa. Puse mala cara, pero seguí sus indicaciones y vi como se alejaba, hasta desaparecer...

(RP ENTREGA DE LA LLAVE DE AKA... leer más...)

Pasaron los ahns y el Amo no regresaba. Empecé a preocuparme.. su mirada antes de marchar era triste pero orgullosa y sabía que eso podía significar algo muy malo. Me senté junto a la ventana sin retirar la vista del camino que lleva a la ciudad. Cada vez se hacia más de noche...

(RP RECUPERACIÓN DE LA LLAVE DE AKA... leer más...)

Empezó a cogerme mucho sueño y ni rastro se veía a lo lejos de alguna antorcha o lamparilla de aceite que indicara que el Amo estaba de camino.  Me acerque a donde la pequeña dormía y le di un beso en su linda cabecita rubia. Me acosté en mi cesta y me tape con unas pieles, hacia frío. Quedé mirando a la entrada de la cabaña atenta, pero poco a poco mis ojos fueron cediendo y caí en un profundo sueño.

A la mañana siguiente desperté debido a los llantos de la pequeña. Ya gateaba y daba algunos pasitos y parecía haber caído y haberse hecho daño. La levante del suelo y la cogí en brazos. Mire alrededor al no ver al Amo durmiendo en su camastro. Encima de una de las mesas había un pedazo de larma a medio comer y el hueso de otra estaba junto a ella. Deduje que el Amo había estado en la casa pero que se había ido antes de que yo despertara.

Vestí a la pequeña y me atuse un poco, salí de la cabaña y deje a la niña al cuidado de otra esclava de la aldea. Me aleje de las casas y emprendí el camino hasta la ciudad. Allí, todo parecía tranquilo, realice mis tareas y a media tarde ya estaba todo terminado. Estaba cansada, preocupada por el Amo y me dirigí hacia el muelle a sentarme y reposar un poco los pies en el agua del río. Al llegar vi que algún libre había dejado allí abandonada su barca...

(RP UN CASTIGO EJEMPLAR Y LA CURA DE LA SANADORA... leer más...)

 

 

"TOMANDO UNA DIFÍCIL DECISIÓN"

(RP ANULADO POR INCONGRUENCIAS CON LAS NORMAS DE LA TRIBU AR VA KARA)

El día amaneció gris, el cielo estaba invadido por hordas de nubes que oscurecían el paisaje amenazadoras... El dolor de mi mano apenas me había permitido dormir un par de anhs seguidos... Una idea atormentaba mi cabeza, miraba a mi pequeña y un sentimiento de dolor e impotencia invadía mi cuerpo. Sería capaz de ver un collar alrededor de su cuello? Iba a permitirlo?... El amor por mi Amo era muy grande, aún después de tal cruel castigo, pero el había dejado que su propia hija naciera como esclava. No conseguía entender el porque de esa decisión... empezaba a perder la confianza por el que hasta entonces hubiera dado mi propia vida sin pensarlo... Las contradicciones se aglomeraban en mi cabeza y una gran confusión me intranquilizaba. La idea de huir con mi pequeña lejos de ahí y vivir de otro.. modo... cada vez estaba mas presente... Sentía miedo.

Me vestí y salí de la cabaña con unas miguitas de pan en la mano. El ave negra, ya mi amiga como yo consideraba, no tardo en llegar. Alce la capucha de mi capa y emprendí mi paseo hacia el bosque como hacia cada mañana que podía. El pájaro siempre me seguía volando a pocos metros de mi o posado sobre mi hombro. Llegamos al puente y lo cruzamos, sabia que esa zona era peligrosa, pero ya la conocía.

 A unos cuatro pasangs de distancia aproximadamente ya se divisaban los pequeños tejados de la aldea de las fugitivas, oculte mejor mi rostro y camine en esa dirección pero sin llegar a apartarme de la protección del bosque. Me escondí entre unos matorrales y tire algunas miguitas que aun llevaba de pan en mi mano. El ave no tardo en posarse en el suelo y comer las migas... Y cada día realizábamos la misma operación. Lógicamente, solo pretendía que el ave aprendiera ese camino...

Dimos media vuelta y volvimos a casa del Amo. Entre y desperté a la pequeña que aún dormía. La deje con una de las esclavas que permanecía en el poblado y me encamine hacia la ciudad.

(RP TOMANDO UNA DIFÍCIL DECISIÓN... leer más...)
 

 

"FARAH ESTA CRECIENDO"

Tras aceptar sin remedio el castigo brutal de mi Amo, seguí con mis tareas en la aldea. Mi mano ya estaba casi curada por completo y Farah poco a poco empezaba ha hablar. Ya andaba perfectamente y no paraba quieta un momento. Esta misma tarde el Amo decidió ir con nosotras dos a dar un paseo...

(RP FARAH ESTA CRECIENDO... leer más...)

La ciudad estaba en alerta puesto que parecía haber rencillas con otra tribu llamados tuchuks. Incluso algunos de los jarls habían intentado asaltar el poblado enemigo inútilmente, siendo liberados mas tarde... de una extraña manera... Una dama de la ciudad había ido a mediar por ellos, cosa que yo jamás había visto antes... Al regresar todos los jarls, la mujer fue juzgada por su atrevimiento al ponerse a la misma altura de un hombre y fue collarizada para que aprendiera la lección.

(RP COLLARIZACIÓN DE LA SKALD... leer más)

 

 

"I TORNEO 1er HACHA DE LAURA Y BAILE DE ESCLAVAS"

Llevábamos ensayando los bailes para el torneo durante semanas con el resto de bondmaids, ese sería el mejor momento para todas nosotras de demostrar lo valiosas que éramos y honrar a nuestros amos. Estaba muy nerviosa pues debía bailar sola antes de que empezara el torneo. Sentía un extraño cosquilleo en mi interior.. habría muchos libres observándome, incluso extranjeros...

Me coloque la capa negra cubriendo mi cuerpo, no llevaba nada más, iba preparada para mi baile. Tome a la pequeña de la mano y salimos afuera de la cabaña donde el Amo esperaba ansioso, pues él participaba en el torneo. Me arrodille a sus pies y le hice una señal a Farah para que se agarrara al faldón de su padre y no se separara. Emprendimos el camino hacia la arena, que no quedaba demasiado lejos...

Yo portaba a mi espalda una pequeña bolsa de cuero con unas bonitas sedas naranjas que tendría que ponerme durante el torneo para realizar el último baile junto con al resto de esclavas de la ciudad. Al llegar a la arena, aún había poca gente allí...

(RP I TORNEO 1er HACHA DE LAURA Y BAILE DE ESCLAVAS... leer más...)

 

 

"EN TIERRAS LEJANAS.. (RARIR - GOR ANGLO)"

El amo partía hacia las montañas para empezar una cacería de largas lunas, me despedí de el y le besé con ternura... Me había dejado a cargo de la dama Siria y una vez el hubo partido fui a reunirme con ella. Ella, estaba preparando un viaje a tierras lejanas junto a la dama Nei y uno de los jarls, yo los acompañaría para servirles en lo que necesitaran.

El trayecto en barco fue largo, hasta que finalmente llegamos a las tierras de Rarir.. una tierra hasta entonces desconocida para mi.

Al llegar allí, un guerrero vigilaba el puerto...

(RP EN TIERRAS LEJANAS (RARIR -GOR ANGLO)... leer más...)

 

 

"DURANTE LA AUSENCIA DEL AMO"

Hacia dos lunas que el amo hacia dejado el poblado y un extraño sentimiento me intranquilizaba. Farah empezaba a preguntar por la ausencia de su padre y tuve que explicarle que estaba de caza y que no tardaria en volver. Deje a la niña como cada mañana con una de las esclavas del poblado y me dirigí hacia la ciudad.

(RP DURANTE LA AUSENCIA DEL AMO... lee más...)

 

 

"LA PRIMERA TAREA DE FARAH Y LA SEMILLA DE LARMA"

Ya era casi mediodía y la ciudad andaba agitada. Las esclavas realizaban sus tareas y yo vigilaba que todo funcionara bien. La taberna ya había sido barrida y los utensilios de servicio brillaban impecables amontonados con orden sobre un trapo de tela limpio.  En los baños, el agua recién calentada humeaba en una gran olla sobre la bañera de madera y a lo lejos una pequeña hilera de muchachas se dirigía hacia el deposito de la ciudad portando cubos llenos de agua para llenarlo. Me aleje de la ciudad pues esperaba que la muchacha que cuidaba a los pequeños, regresara con estos del río donde habían ido a jugar. Apure el paso, pues llegaba bastante tarde. A lo lejos, cerca de las jaulas de los vulos ví una pequeña figura con cabellos rubios que trasteaba junto a las aves. Mire alrededor y suspire al ver que estaba sola, realmente llegaba bastante tarde...

(RP LA PRIMERA TAREA DE FARAH Y LA SEMILLA DE LARMA... leer más...)

 

 

"UNIÓN DE OGMIO Y NEIKO"

El día había sido duro. La ciudad llevaba unas lunas enemistada con otra ciudad cercana y estábamos en alerta. Se preparaba una gran fiesta, dos de los libres de la ciudad iban a unirse. Las esclavas andábamos atareadas con la preparación de las bebidas y la comida que se serviría después de la ceremonia. Poco a poco empezaban a llegar invitados de todas partes de Gor y el estrés iba en aumento.

Me acerque a una de las casas y dentro pude oír la conversación que mantenían unas damas, entre ellas estaba la dama Neiko.

(RP UNIÓN DE OGMIO Y NEIKO... leer más..)

 

 

"EL DIA DE LOS ESCLAVOS"

Entre las esclavas  reinaban el buen humor y las risas. El día de los esclavos recién empezaba y los libres parecían decididos a nos salir de sus casas, por miedo a ser victimas de alguna broma. Durante toda la mañana los esclavos corrieron gritando y festejando ese día con botas de hidromiel colgadas a pares sobre sus hombros. A lo lejos, puede ver como unas cuantas esclavas habían atrapado a uno de los jarls y le hacían servir escondidas en un establo situado entre dos callejuelas poco transitadas.

Ya era mediodía y me alejé hacia el centro de la ciudad. Unas cuantas muchachas habían reunido algunos instrumentos junto a la taberna y se disponían a tocar. Me acerqué corriendo y de un salto me senté sobre una de las cajas de madera. Cogí un pequeño tambor y colocándolo entre mis piernas empecé a tocar.

 La música empezó a sonar y poco a poco los libres que se escondían cobardes en sus casas empezaron a asomar las cabezas a través de los balcones para ver de donde procedía tan viva melodía. Uno tras otro, empezaron a reunirse a nuestro alrededor.

(RP DÍA DE LOS ESCLAVOS... leer más..)

 

 

"VENENOS"

 Estábamos esperando la visita de un importante hombre. Solo sabía, que iba a ser instruida en un nuevo arte de la muerte. No había acabado de entender lo que eso significaba, pero la curiosidad me hacía darle vueltas a la cabeza pensando de que se trataría.

Al cabo de poco mas de un ahn, picaron a la puerta de la casa...

(RP VENENOS... leer más..)

 

 

"DESAPARICIÓN O MUERTE DEL AMO"

El amo había partido en otra de sus cacerías y ya hacia lunas que debía haber regresado. Farah me preguntó por su padre y yo no sabía que contestarle.. Miré por la ventana y un escalofrío recorrió mi espalda al ver llegar a la esclavista de la ciudad. Llamaron a la puerta y fui a abrir.
Esta entró en la casa y, sin mediar palabra, me encadenó y le dijo a la pequeña que nos siguiera.
No sabía que ocurría, pero intuía que no podía ser nada bueno... Llegamos al kennel y entramos en él. La mujer me miró y muy seria dijo:

- A partir de hoy pasas a formar parte de la cadena de la ciudad.

La miré atónita y aterrada por no conocer el motivo. Baje la mirada al suelo y las lágrimas empezaron a brotar de mis ojos... Secándolas con mi brazo hice fuerte el corazón; no quería que la niña se apenara.

Nos dejaron con el resto de esclavas de la ciudad y buscamos un rincón donde echarnos. Abrace a Farah entre mis brazos y coloque su cabeza sobre mis rodillas para que estuviera lo mas cómoda posible. Muy flojito empecé a entonar una bella canción de cuna que mi madre me cantaba cuando yo era muy pequeña. Las lágrimas rodaban por mi mejilla y ella poco a poco iba quedando dormida.

Al cabo de un rato, cuando yo casi ya estaba dormida también, una de las muchachas se acercó a mi y me susurró:

- Sabes lo que ha pasado no?

Negué con la cabeza y la mire con preocupación.

- Han encontrado las pertenencias del que fuera tu Amo junto a una guarida de larls y el lugar lleno de sangre. Lo más probable es que haya acabado siendo comida para animales – agregó con desprecio.

La miré de tal manera y con tanto deseo de que el fuego azul la fulminara al instante, que la mujer dio dos pasos hacia atrás con cara de temor y se alejó hacia el otro lado de la sala.
Mire hacia el techo de la estancia. Era gris y la humedad se colaba entre las grietas de la pared, que dejando entrar una gélida brisa hacía el lugar mas triste e incomodo.
Cerré el puño con fuerza y golpeé la pared en la que me apoyaba. Sentí el dolor... la rabia... y conseguí detener mis lágrimas.

Era fuerte, siempre lo he sido.. al menos desde que llegué a este horrible y cruel planeta.
Intenté recordar imágenes de mi verdadero hogar, pero, poco a poco, todos esos recuerdos se habían ido borrando y habían sido sustituidos por pesadillas y terror en este nuevo mundo.
Por primera vez, el dolor me venció y, por unos instantes, deseé desaparecer, unirme a la brisa y salir escondida entre las grietas hacia ningún lugar. Dejar de sentir y pensar...

Bajé la mirada y observé a la pequeña que dormía con un gesto de felicidad en su rostro. Acaricié sus cabellos, que los años habían ido oscureciendo... Por ella.. aunque solo fuera por ella, debía seguir peleando. La abracé fuerte y cerré los ojos recordando todos los buenos momentos que había pasado a su lado. Esos sí los recordaba y, aunque no eran de mi tierra natal, sembraban un inmenso rayo de luz en mi vida, iluminando el oscuro camino que se encontraba ante nosotras.

 

 

"UN CASTA ROJA DE KASRA"

Los días pasaban y las diferencias con otras regiones de Gor mantenían a la ciudad en alerta constante. Se había ordenado la captura de todos los extranjeros provinentes de la isla de Kasra en Tyros, por motivos de ofensas a los ciudadanos de Laura y todo hombre no ciudadano era registrado y controlado por precaución.

Recién terminaba las tareas del día cuando el la-Torvis ya se escondía tras las montañas lejanas. A lo lejos vi a Ely y a una dama que la acompañaba por el sendero que se dirige hacia la ciudad, corrí un poco y me adelante a ellas llegando antes a la plaza de la taberna. Allí, unos jarls parecían discutir con un guerrero vestido con los ropajes de un rojo. Me acerqué a ver que ocurría...

(RP UN CASTA ROJA DE KASRA... leer más..)